martes, 11 de marzo de 2008

los hombres de mi vida

A ratos me agarra la nostalgia y pienso en esos hombres que estuvieron por mi vida de paso, que no tuvieron el tiempo suficiente para cambiar el rumbo de mi vida. A veces los pienso y los numero... el hombre que me enseñó a besar, el que me arrancó mis primeras lágrimas de desamor, al primero que hice llorar, con el que me descubrí estafadora...
Y pensando en ellos me tope con Lucas,el primero en lastimarme de verdad pero al que ame mas legítimamente.
Me reí de mis pensamientos e ideas de aquella época por ese entonces fui capaz de ingerir varias píldoras para dormir y si era posible también morir, porque si, porque era una adolescente impulsiva y boba de amor....yo pensaba que nadie me iba a querer, que no habría otro igual (por suerte)
Era Otoño, hacía frío No me entendía ni yo a él, aún así ya había entre nosotros ese cariño, y esas ganas de aferrarse a los seres queridos como si fueran objetos inútiles que no queremos tirar a la basura.

La cuestión es que a pesar de mis insistencias por volver, por suerte el nunca lo hizo.
Finalmente pude darme cuenta que había otras personas a quien amar y ame con todas mis fuerzas, algunos me amaron otros no, pero igual siempre fui yo misma y cada vez mas fuerte.
Hoy a todos, hasta al peor de ellos les doy mis más sinceras gracias.
Gracias por dejarme llegar hasta acá sin ustedes, por dejarme en el instante preciso para que me fortaleciera y hoy pueda amar sin egoísmos y sin reservas a un hombre que me hace absolutamente feliz...

16 comentarios:

Xaj dijo...

A veces ciertas personas son solo puentes hacia otras. Su existencia para nosotros no es mas q ser un mero interín.

Lo mejor es ser capaz de poder convertirse en el pedacito de tierra entre los fierros.

Saluditos maga.

FLACA dijo...

Uno tarda,pero al final se da cuenta que todo sirve para hacernos mejores y más fuertes, y mejores amantes.

Anónimo dijo...

Preparada para el amor?
No te olvides allá en el hueco del corazón donde residen personas como yo.
No hay amor, o tal vez si.
Quizás exista un enorme cariño.
No pierdas la esperanza... porque sino seguro otro la encuentra.
Besitos.
DAK

::: c o s m o n a u t a f l o ::: dijo...

Hola!. Muchas gracias por la visita. Y por ahí lo conocés al chico, quién sabe, si el mundo es un pañuelo! jeje, muy usada esa frase peeero...

Saludos!

Claudia dijo...

Como dice eso tan conocido: lo que el arbol tiene de florido viene de lo que tiene sepultado.
Cuanto sufrimiento por amor!
Comparto que esas experiencias te hacen fuerte y capaz de vivir el gran amor de hoy.
Besos y buen dia!

Germán Ulrich dijo...

Estas reflexiones dejan traslucir una paz y una madurez tan entrañables. Cuántos porrazos tenemos que pegarnos para llegar hasta ese lugar, querida Maguita. Un beso!

María Luz dijo...

Sí, sí. Totalmente de acuerdo. En la vida se aprende a fuerza de golpes. Así te hacés fuerte y lográs llegar a cada cosa / persona / sentimiento.
Besos, Maga!!

::: c o s m o n a u t a f l o ::: dijo...

No Maga, no es Augusto el chico...y está en una pose en la que puede ser confundido, no se le ve bien la cara.

Mar dijo...

Ah, me encantó esta entrada.

"Yo pensaba que nadie me iba a querer, que no habría otro igual (por suerte)". Esto me llegó. Bastante. Aunque sin el paréntesis, creo.

Me encantó el final de tu escrito. Me gussta mucho cómo escribes, así que me dispongo a poner un enlace de tu blog en el mío.

distante.espejo dijo...

(un tal lucas, eh!)
sí, creo que yo ahora mismo espero lo que tú esperaste, a que pase todo, a que otro ente que no es mi cabeza y me estimula los actos, se dé cuenta que debe cambiar.

un beso!

andal13 dijo...

Es que al final somos como una colcha de retazos... con algunos retazos de bellos colores, y otros grises, y hasta algún desgarrón...

Rossana dijo...

Qué buenas tus reflexiones...y cuánta identificación producen. La plenitud sólo se gana a fuerza de muchas batallas inciertas. Un abrazo

nennella dijo...

Y olé!!!

Elige Tu Propia Aventura dijo...

bueno, que mas?

como dice una cancion: "wasted and ready"

un saludo flaca

Anónimo dijo...

Solamente existe un peligro en esas personas que pasan por nuestr vida: que se conviertan en un zahir. Paulo Coelho, basándose en un cuento de Borges, lo explica en su libro El Zahir. Leedlo.

Anónimo dijo...

Solamente existe un peligro en esas personas que pasan por nuestr vida: que se conviertan en un zahir. Paulo Coelho, basándose en un cuento de Borges, lo explica en su libro El Zahir. Leedlo.