viernes, 22 de enero de 2010

acido


Mis palabras y mi piel son como el ácido,te queman,te queman... y tu piel me gusta tanto.Tanto.Hay días en los que necesito que me olvides,que me dejes de lado,que me insultes,que no me esperes,que me hagas sufrir.
solo así me podre quitar el veneno a solas.
no se de donde viene,pero hay en abundancia y tengo la rutina de beberlo a solas.

yo siempre anduve bien entre las sombras,me mantuve discretamente negando todo,olvidando con rapidez asombrosa,patológica.Yo siempre que cedí la palabra,ahora la pido,te pido este minuto.Me imagino que estas frente mio,que no es el monitor.
si lo pienso todo quedo tan lejos,solo nosotros comprendimos nuestro idioma de miradas,nunca nadie comprende nada.
podría reclamarte mis manos sobre tus hombros hace alguna noches,el vino que compartimos,podría reclamarte el cariño,los cuidados,las palabras,aun las ácidas...que no es mas que mi todo,mi transparencia.
pero no,te dejo todo para que lo cuelgues en tu ropero,para que me encuentres casualmente en tu desorden,para que hagas lo que se te antoje.
cuando las encuentres,yo sabré que es nuestro tiempo y nos vamos a reír,reír,reír,reír muchisimo y yo sabré que todo el tiempo es nuestro y empezaremos,empezaremos sin dudas.
el amor no es cosa para asustarse.

4 comentarios:

Luis dijo...

muy bueno

Euge dijo...

Me encanta el texto... como la mayoría de las cosas que volcás en este blog. Un placer leerte!!!

Euge

Rocío dijo...

te hizo maravillosamente bien la sal del mar.
te quiero tanto mujeramiga!


R-

Exekiel dijo...

No dejas de sorprenderme con tus letras...

Un gran abrazo...